INDICE
01- Milonga del marinero y el capitán
02- Palabras más, palabras menos
03- Aquí no podemos hacerlo
04- Todavía una canción de amor
05- Para no olvidar
06- El tiempo dirá
07- En un hotel de mil estrellas
08- Mucho mejor
09- La puerta de al lado
10- Una forma de vida
11- Extraño
12- 10 años después
13- Algunos hombres buenos


"Milonga del marinero y el capitán"
Ariel tratando de hacer una canción con la misma raíz que
"Sin Documentos", rumba de Andrés. Resultado: una historia
fascinante de ficción por primera vez en la historia de Los
Rodríguez. 

El marinero y el capitán 
se reunieron en un bar, 
y encargaron otra botella de ron. 
Ese sería el puerto final, 
y lo fue tanto, de verdad, 
que bajo el mar ahora descansan juntos los dos. 

Fue por una rubia loca 
que bailaba sola hasta el amanecer. 
Y se movía, pero tan bien, 
que fue mirarla y fue perder 
todo por ese cuerpo y esa promesa. 

Ya no era joven pero era audaz 
y bailaba siempre al compás; 
no le importaba que se la echaran a suerte. 
Llegó la noche, llegó el champán, 
llegó la hora de la verdad 
y esa apuesta, al final la ganó la muerte. 

Fue por una rubia loca 
que bailaba sola hasta el amanecer. 
Y se movía, pero tan bien, 
que fue mirarla y fue perder 
todo por ese cuerpo y esa promesa. 

Cuando el barco llega a la ciudad 
las mujeres salen y los hombres solos 
bajan a los bares, y esa noche todo vale! 
Y sientes tu corazón 
latir al ritmo de esta milonga 
que es la milonga 
del marinero y el capitán. 

Fue por una rubia loca 
que bailaba sola hasta el amanecer. 
Y se movía, pero tan bien, 
que fue mirarla y fue perder 
todo por ese cuerpo y esa promesa. 

Ariel Rot 
<< Volver al indice


"Palabras más, palabras menos"
El espíritu de Tequila, casi incombustible,
 perseguido por Andrés, que
capta el aroma de muchas relaciones
amorosas, incluso de lo que se
puede decir en las letras de las canciones. 

Palabras más o menos, ayer me decías, 
palabras más o menos, que no me quieres. 
Palabras más o menos, me estás dejando en cueros, 
palabras más, palabras menos. 

Palabras más, palabras más, palabras menos, 
es lo que menos te puedo dar, es lo de siempre. 
Palabras nuevas, palabras llenas de remordimiento, 
palabras que se lleva el viento, 
palabras menos, palabras más. 

Palabras más, palabras más, palabras menos, 
es lo que más te puedo dar, es lo de siempre. 
Palabras viejas, palabras sólo como pasatiempo, 
palabras que soplan en el viento, 
palabras fáciles de olvidar. 

Palabras más o menos, las que hoy me duelen. 
Palabras más o menos, sentimientos ajenos. 
palabras más o menos, palabras que pueden lastimar. 
Palabras menos, menos, menos, palabras más. 

Palabras más, palabras más, palabras menos, 
es lo que menos te puedo dar, es lo de siempre. 
Palabras nuevas, palabras llenas de remordimiento, 
palabras que se lleva el viento, 
palabras menos, palabras más. 

Palabras más, palabras más, palabras menos, 
es lo que más te puedo dar, es lo de siempre. 
Palabras viejas, palabras sólo como pasatiempo, 
palabras que soplan en el viento, 
palabras menos, palabras más. 

Palabras más, palabras menos... 

Andrés Calamaro
<< Volver al indice



"Aquí no podemos hacerlo"
Es el alegato en favor de la despenalización del consumo de
hashish. Ritmo de reegae y que nos remonta a Tequila ("No
llores"), pero con una letra realmente bonita y descriptiva. 


Morena con la piel de chocolate, 
no dejaremos de ser dos amantes (tú y yo). 
Siempre te llevo guardada muy cerca del
corazón, 
aunque digan que aquí no podemos hacerlo. 
(Dicen que aquí no podemos hacerlo). 

Nunca quise apurarte y que te quemes mal. 
Mis dedos sólo sirven para tocarte a ti. 
Un beso, otro beso y la pena se va con el
humo, 
y dicen que aquí no podemos hacerlo. 

Creo que sé cómo hacer para resistir al
tiempo, 
sé cómo hacer para olvidar el dolor. 
Pero si dicen: aquí no puedo, 
no creo que encuentre un motivo bueno 
si dicen que aquí no podemos hacerlo. 

Voy a volver a los viejos lugares de antes, 
y voy a seguir buscándote por tu olor. 
He oído que dicen: aquí no podemos hacerlo, 
dicen que aquí no podemos hacerlo los dos. 

Dicen desconocidos que no podemos, 
la historia se escribe en hojas desordenadas. 
No puedo quedarme parado sin hacer nada 
si dicen que aquí no podemos hacerlo. 

Creo que sé cómo hacer para resistir al tiempo, 
y sé cómo hacer para olvidar el dolor. 
Pero si dicen: aquí no puedo, 
no creo yo que encuentre un motivo bueno 
si dicen que aquí no podemos hacerlo, 
si dicen que aquí no podemos hacerlo. 

Levanta la voz si te dicen qué hacer y qué no hacer, 
cuanto más grande es la pena más ruido va a hacer al caer. 
No te voy a sacar de mis planes 
sólo porque digan: aquí no vale, 
vamos a seguir empezando de nuevo 
aunque digan: aquí no podemos hacerlo, 
aunque digan: aquí no podemos hacerlo... 

Andrés Calamaro 
<< Volver al indice


"Todavía una canción de amor"
La letra de Joaquín Sabina es, sencillamente, enriquecedora
para la música de Andrés que nos reporta casi a "Dulce
Condena" y es la canción de amor que muchos debemos a
muchas... 

No te fíes si te juro que imposible, 
no dudes de mi duda y mi quizás. 
El amor es igual que un imperdible 
perdido en la solapa del azar... 

La luna toma el sol de madrugada, 
"nunca jamás" quiere decir "tal vez". 
La muerte es una amante despechada 
que juega sucio y no sabe perder. 

Estoy tratando de decirte que 
me desespero de esperarte, 
que no salgo a buscarte porque sé 
que corro el riesgo de encontrarte; 
que me sigo mordiendo noche y día 
las uñas del rencor; 
que te sigo debiendo todavía 
una canción de amor. 

No corras si te llamo de repente, 
no te vayas si te digo "piérdete": 
a menudo los labios más urgentes 
no tienen prisa dos besos después. 

Se aferra el corazón a lo perdido, 
los ojos que no ven miran mejor. 
Cantar es disparar contra el olvido, 
vivir sin ti es dormir en la estación. 

Estoy tratando de decirte que 
me desespero de esperarte, 
que no salgo a buscarte porque sé 
que corro el riesgo de encontrarte; 
que me sigo mordiendo noche y día 
las uñas del rencor; 
que te sigo debiendo todavía 
una canción de amor 
que me sigo mordiendo noche y día 
las uñas del rencor; 
que te sigo debiendo todavía 
una canción de amor... 

Joaquín Sabina / Andrés Calamaro 
<< Volver al indice


"Para no olvidar"
Otra composición de Andrés a ritmo de rumba, 
esta vez sin la efervescencia
de Sin Documentos pero saliendo
bien parado. Con la guitarra de Raimundo Amador
toma una consistencia que a muchos jóvenes flamencos
dejaría por los suelos. 

De un tiempo perdido, a esta parte esta noche ha venido 
un recuerdo encontrado para quedarse conmigo. 
De un tiempo lejano, a esta parte ha venido esta noche 
otro recuerdo prohibido, olvidado en el olvido. 

Sentimentalmente para remediarlo, 
voy a quedarme contigo para siempre. 
Pero puede que te encuentre últimamente, 
entre tanto me confundo con la gente. 
Sentimentalmente nuestro por ahora 
es el nido que el olvido ha destruido; 
y si el viento me devuelve a tus orillas, 
serenamente, será dormido... 
Serenamente, será dormido. 

De un tiempo lejano a esta parte ha venido perdido, 
sin tocarme la puerta, recuerdo entrometido. 
De un tiempo olvidado ha venido un recuerdo mojado 
de una tarde de lluvia, de tu pelo enredado. 

Como siempre que se cambian los papeles 
voy a quedarme dormido en tu cintura. 
Y si me despierta el día presumido, 
déjame quedarme un poco en las alturas. 
Para qué contar el tiempo que nos queda, 
para qué contar el tiempo que se ha ido, 
si vivir es un regalo y un presente 
mitad despierto, mitad dormido, 
mitad abierto, mitad dormido. 

Sólo sé que no sé nada de tu vida, 
sólo me colgué una vez en el pasado. 
Presenté mis credenciales a tu risa, 
y me clavaste una lanza en el costado. 
Creo que no te dejé jugar con fuego, 
sólo nos dijimos cosas al oído. 
Y si un día te encontrare una mañana, 
será posible, será dormido 
será posible, será dormido. 

Y si un día te encontrare una mañana, 
será posible, será dormido 
será posible, será dormido. 

Andrés Calamaro 
<< Volver al indice


"El tiempo dirá"
Otra composición de Andrés a ritmo de rumba,
esta vez sin la efervescencia
de Sin Documentos pero saliendo
bien parado. Con la guitarra de Raimundo
Amador toma una consistencia que a muchos jóvenes flamencos
dejaría por
los suelos. 

De un tiempo perdido, a esta parte esta noche ha venido 
un recuerdo encontrado para quedarse conmigo. 
De un tiempo lejano, a esta parte ha venido esta noche 
otro recuerdo prohibido, olvidado en el olvido. 

Sentimentalmente para remediarlo, 
voy a quedarme contigo para siempre. 
Pero puede que te encuentre últimamente, 
entre tanto me confundo con la gente. 
Sentimentalmente nuestro por ahora 
es el nido que el olvido ha destruido; 
y si el viento me devuelve a tus orillas, 
serenamente, será dormido... 
Serenamente, será dormido. 

De un tiempo lejano a esta parte ha venido perdido, 
sin tocarme la puerta, recuerdo entrometido. 
De un tiempo olvidado ha venido un recuerdo mojado 
de una tarde de lluvia, de tu pelo enredado. 

Como siempre que se cambian los papeles 
voy a quedarme dormido en tu cintura. 
Y si me despierta el día presumido, 
déjame quedarme un poco en las alturas. 
Para qué contar el tiempo que nos queda, 
para qué contar el tiempo que se ha ido, 
si vivir es un regalo y un presente 
mitad despierto, mitad dormido, 
mitad abierto, mitad dormido. 

Sólo sé que no sé nada de tu vida, 
sólo me colgué una vez en el pasado. 
Presenté mis credenciales a tu risa, 
y me clavaste una lanza en el costado. 
Creo que no te dejé jugar con fuego, 
sólo nos dijimos cosas al oído. 
Y si un día te encontrare una mañana, 
será posible, será dormido 
será posible, será dormido. 

Y si un día te encontrare una mañana, 
será posible, será dormido 
será posible, será dormido. 

Andrés Calamaro 
<< Volver al indice


"En un hotel de mil estrellas"
Retrata la soledad de la gente sin techo en el aspecto más
detallista de Andrés, que interpreta prácticamente en
solitario. 

Alguien fuma en el cajero 
y sueña que tiene la televisión prendida. 
Qué triste cuando se apaga la vida 
durmiendo en la calle. 

En un hotel de mil estrellas, 
y con mil recuerdos de única compañía, 
el mundo está lleno de fantasmas 
durmiendo en la calle, 
cerca de tu casa. 
El mundo está lleno de fantasmas 
durmiendo en la calle... 

Uno que pateó el tablero, 
otro que sueña con las mejores bebidas... 
qué triste cuando se apaga la vida 
durmiendo en la calle. 

En el cielo las estrellas, 
y toda la frente adornada con espinas. 
La noche está llena de tristeza 
durmiendo en la calle, 
cerca de mi casa. 
La noche está llena de tristeza 
durmiendo en la calle... 

Andrés Calamaro
<< Volver al indice


"Mucho mejor"
Un medio tiempo acerca de la soledad antes de enamorarse,
 cantada por Ariel. 
Andrés, Ariel y Coque Malla cantándole al verano, 
al calor y al amor dentro
de una composición del cuarto
disco. De las más alegres e intrascendentes.
En muchos garitos de Madrid la ponen a todas horas. 

Hace calor, hace calor, 
yo estaba esperando que cantes mi canción, 
y que abras esa botella, y brindemos por ella 
y hagamos el amor en el balcón. 

Mi corazón, mi corazón 
es un músculo sano pero necesita acción. 
Dame paz y dame guerra, y un dulce colocón 
y yo te entregaré lo mejor. 

Ah, haa ha, ah, haa ha, 
Dulce como el vino, salada como el mar, 
princesa y vagabunda, garganta profunda, 
sálvame de esta soledad. 

Hace calor, hace calor, 
yo estaba esperando que cantes mi canción, 
y que abras esa botella, y brindemos por ella 
y hagamos el amor en el balcón. 

Mi corazón, mi corazón 
es un músculo sano pero necesita acción. 
Dame paz y dame guerra, y un dulce colocón 
y yo te entregaré lo mejor. 

Ah, haa ha, ah, haa ha, 
Dulce como el vino, salada como el mar, 
princesa y vagabunda, garganta profunda, 
sálvame de esta soledad. 

Hace calor, hace calor, 
ella tiene la receta para estar mucho mejor. 
Sin truco, sin prisa, me entrega su sonrisa 
como una sacerdotisa del amor. 

Luna de miel, luna de papel, 
luna llena, piel canela, dame noches de placer. 
A veces estoy mal, a veces estoy bien, 
te daré mi corazón para que juegues con él. 

Ah, ha ha, ah, haa ha, 
Podrían acusarme, ella es menor de edad. 
Iremos a un hotel, iremos a cenar, 
pero nunca iremos juntos al altar. 

Ariel Rot 
<< Volver al indice


"La puerta de al lado"
Letra compartida de Andrés y Sergio Makaroff 
con música de Ariel. Ejercicio de dolor y soledad. 

Dejar que pase el tiempo 
con la mirada errante sin ninguna dirección. 
Un libro siempre abierto, 
las hojas arrancadas una a una con rencor. 

En un lugar cualquiera, 
en una secundaria carretera provincial, 
la luz en la ventana 
brillando con el ruido de camiones al pasar. 

Y en la recepción hay un nombre falso, 
nadie en el mundo sabe dónde estoy 
(sin saber, sin saber dónde estoy). 
Y ahora que estoy solo con mi pensamiento 
esperaré que el viento me venga a buscar. 

Ideas circulares, 
palabras que no paran de girar en mi interior. 
Mentiras y verdades, 
que parecen iguales donde suena mi tambor. 

Hay alguien ahí afuera 
hablando en el pasillo como burlándose de mí. 
Se escuchan cachetadas 
y ruido de cucharas, y una chica dice "sí". 

Hay un ahorcado en la puerta de al lado 
que dice: "Por favor no molestar" 
(nunca más, nunca más, nunca más). 
Y ahora que estoy solo con mi pensamiento 
esperaré que el viento me venga a buscar. 

El frío juega en contra mío, y ahora que 
no hay nada que me reconcilie con volver, 
soy la funda vacía 
de una guitarra que un día aprenderé a tocar. 

Dejar que pase el tiempo 
con la mirada errante sin ninguna dirección. 
Un libro siempre abierto, 
las hojas arrancadas una a una con rencor. 

Hay alguien allí afuera, 
hablando en el pasillo como burlándose de mí. 
Se escuchan carcajadas 
y ruido de cucharas, y una chica dice "sí". 

En la puerta hay un cartel colgado 
que dice: "Por favor no molestar", 
(nunca más, nunca más, nunca más). 
y ahora que estoy solo con mi pensamiento 
esperaré que el viento me venga a buscar. 

El frío juega en contra mío, y ahora que 
no hay nada que me reconcilie con volver, 
soy la funda vacía 
de una guitarra que un día aprenderé a tocar. 

Esperando que el viento me venga a buscar... 

Sergio Makaroff / Andrés Calamaro / Ariel Rot 
<< Volver al indice


"Una forma de vida"
Otro despliegue stoniano que Andrés dedica a Kurt Cobain
 y que encierra
la rabia de un cantautor con muchos
años de carrera. 

Gasté mucho tiempo, y mucho dinero, 
saqué algunas palomas de algún sombrero, 
soy uno más del montón en la máquina del tiempo. 
Nunca digo la verdad pero nunca miento. 

Todavía tengo un poco de corazón! 
No me acuerdo la letra de nuestra canción, 
pero tengo un billete de ida... 
porque para mí vivir es una forma de vida, 
porque para mí vivir es una forma de vida. 

Gasté muchas botas y mucho cenicero, 
volver, volver y partir primero. 
Un simple peatón buscando sentimiento. 
Nunca digo la verdad, pero nunca miento. 

Me queda un poco de inspiración, 
alguna pistola en algún cajón. 
Pero está bien escondida 
porque para mí vivir es una forma de vida, 
porque para mí vivir es una forma de vida. 

Tengo nueva televisión 
le tengo reservado el mejor rincón 
y estará siempre encendida, 
porque para mí vivir es una forma de vida, 
porque para mí vivir es una forma de vida. 

Porque para mí vivir es una forma de vida, 
porque para mí vivir es una forma de vida. 

Andrés Calamaro 
<< Volver al indice


"Extraño"
El único tema en solitario de Julián en toda su carrera
(no es una canción
de amor, es algo más sano) está
dedicado a su padre. 

Si tú me extrañas a mí, yo no me olvido de tí. 
¿Por qué, mi amor, separarnos? 
Si tú me lloras a mí, hago lo mismo por tí... 
¿Como enjuagarlo? 
Y no es verdad que aquí nadie apuesta un duro más. 

Maldita apuesta feroz, y de por medio el amor... 
Cuando faltas te extraño. 

No es una canción de amor, eso al menos pienso yo; 
es algo más sano. 
Con la opinión de Dios, quizás uno de los dos 
lo vea más claro. 

¿Quién rezará, quién ganará este estúpido duelo? 

Maldita apuesta de amor, que uno de los dos perdió. 
Cuando faltas me muero... 

Julián Infante 
<< Volver al indice


"10 años después"
Típica composición de Andrés. Amores olvidados 
y encontrados posiblemente
diez años después... 

Si diez años después te vuelvo a encontrar en algún lugar, 
no te olvides que soy distinto de aquél pero casi igual. 

Si la casualidad nos vuelve a juntar diez años después 
algo se va a incendiar, no voy a mostrar mi lado cortés. 

Aquello fue un gran punto de partida, 
pero a la vez qué fácil se te olvida. 
Diez años después quién puede volver atrás. 
Estamos en la tierra cuatro días 
y el cielo no me ofrece garantías: 
diez años después mejor volver a empezar. 

Si tu credulidad se deterioró en algún lugar, 
no te olvides que soy testigo casual de tu soledad. 

Si diez años después no estamos igual, qué le vas a hacer. 
Otros diez años más y luego, empezar juntos otra vez. 

Aquello fue una linda primavera 
pero fue solamente la primera. 
Diez años después el tiempo empieza a pesar. 
Me quedan balas en la cartuchera 
pero te guardo siempre la primera. 
Diez años después mejor reír que llorar. 

Una carta te di que nunca escribí, que nadie leyó. 
Hoy, diez años después, todo sigue igual, nunca te llegó. 

Dentro del corazón, al día de hoy, no queda lugar. 
Si perdí la razón, no fue por amor, fue por soledad. 

La vida es una gran sala de espera, 
la otra es una caja de madera. 
Diez años después mejor dormir que soñar. 
No se puede vivir de otra manera, 
porque si no la gente ni se entera. 
Diez años después quién puede volver atrás. 

Diez años después, mejor decir que callar. 

Andrés Calamaro 
<< Volver al indice


"Algunos hombres buenos"
Despedida del cuarto LP a ritmo de soul con sección de
metal y final enfatizado, que dedican a las Madres de la
Plaza de Mayo argentina. 

Hay algunos hombres malos, 
hay algunos hombres buenos. 
Hay algunas miradas que no miran nada,
que olvidaremos. 

Hay algunos que se duermen 
en sus viejos laureles. 
Hay algunas mujeres que los quieren para siempre. 

En el fondo de mi casa 
tengo un árbol de la vida: 
regaré con saliva las raíces escondidas. 

Algunos hombres apenas si nacieron. 
Los hombres no se hicieron para ser
prisioneros. 
Porque algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo, 
algunos hombres son buenos porque tienen miedo. 

Hay algunos hombres lejos, 
y una pata de conejo, 
siete años de espejos, de pedazos rotos de los corazones. 

Hay algunos que despiertan 
a sus recuerdos dormidos. 
Hay algunos amigos que me esperan por perdido. 

En el fondo estamos solos 
en un desierto de gente, 
pero hay que ser muy valiente, apretar los dientes a la soledad. 

Algunos hombres son buenos carpinteros. 
Los hombres no nacieron para ser prisioneros, 
porque algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo. 
Algunos hombres son buenos porque tienen miedo. 

Hay algunos hombres buenos, 
algunos hombres menos, 
hay algunas palabras que nunca diremos, que olvidaremos. 

Tres monedas en la fuente, 
mucha gente indiferente, 
mucha uña y mucho diente, permanente, para siempre. 

Johnny tiene una pistola, 
ya dejó la Coca-cola. 
Hay algunos hombres buenos y pocas mujeres solas. 

Algunos hombres son buenos carpinteros. 
Los hombres no nacieron para ser prisioneros. 
Porque algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo, 
algunos hombres son buenos porque tienen miedo. 

Algunos hombres buenos hay que lo siguen siendo. 
Algunos hombres son buenos porque tienen miedo. 

Andrés Calamaro 
<< Volver al indice